viernes, 1 de enero de 2010

Globalización y desarrollo rural una visión desde Venezuela

“Foro Andino sobre Reforma Agraria y Desarrollo Rural” Lima 20 al 22/2/2006

La Globalización, un proceso real convertido en ideología




La discusión en torno a la globalización o mundialización ha tenido en los últimos años una fuerte carga ideológica que, en muchos casos, ha impedido un análisis desapasionado y realista de los procesos que ella implica

Unos sacralizan la globalización otros la satanizan y en ambos casos se limita la comprensión del fenómeno y sus implicaciones

La sacralización de la Globalización

Para el pensamiento neoliberal, la globalización se convierte en una ideología que permite el dominio planetario de la libertad de mercado y con él, los efectos económicos y sociales positivos a los que conduce su mano invisible

En esta visión la globalización es un concepto normativo, “que resalta la idea de una única vía posible de liberalización plena de los mercados mundiales y de integración a ellos como destino inevitable y deseable de toda la humanidad.” En esta perspectiva, como alguien alguna vez dijo, “la globalización es el totalitarismo del mercado”

Esta óptica, que dominó las políticas económicas instrumentadas por buena parte de los países de América Latina y el Tercer Mundo durante la década de los ochenta y noventa, implicó procesos de apertura y liberalización de las economías que tuvieron efectos muy negativos para algunos sectores productivos, incluida la agricultura

Esta visión, sin duda unilateral e ideologizada, tiene sin embargo, la virtud de confrontarnos con la realidad internacional y con los procesos económicos sociales y culturales que ocurren en el ámbito mundial.

En la década de los ochenta y noventa tuvimos que aprender a golpe y porrazos el papel del mercado y la importancia del contexto internacional

La satanización de la globalización

En sentido contrario, y como reacción a los efectos negativos de las políticas neoliberales, surge un movimiento que tiende a satanizar la globalización intentado oponerse a ella como si se tratara de una opción ideológica y no de un proceso real

Entre los sectores que resaltan los efectos negativos de la globalización aparece un movimiento altermundialista radical que desarrolla una ilusión voluntarista que pretende revertir tendencias históricas con profundas raíces a base de declaraciones y de proclamas

Este movimiento esta lleno de propuestas testimoniales muy poco realistas y resulta tan ideológico como su opuesto. Sin embargo, ha tenido la virtud de resaltar las desventajas y amenazas que este proceso implica y crear un contrapeso y una referencia de pensamiento a nivel internacional

Los procesos reales y sus dimensiones

En realidad la globalización es un proceso histórico, multidimensional, discontinuo y desigual.

Histórico, porque se ha desarrollado a lo largo de toda la historia de la humanidad con diversas oleadas de avance y retroceso, acelerándose en la medida en que se intensifican las comunicaciones, mejoran los trasportes y se multiplica el acceso a la información

Multidimensional, porque no solo se da en la esfera económico financiera, sino que se extiende a diversas manifestaciones de la cultura, los valores y la política

Discontinuo y desigual, porque produce avances y retrocesos y afecta de manera muy desigual a diversas naciones y sectores sociales.

Cuando hoy hablamos de globalización nos referimos a la nueva etapa de integración global que se produce en las últimas décadas del siglo XX y cuyas principales características son:
• La tendencia a la homogeneización de los modelos de desarrollo y patrones de consumo a partir de la intensificación de las comunicaciones
• la expansión y considerable movilidad de los capitales y de las inversiones
• La creciente presencia de empresas transnacionales que funcionan como sistemas de producción integrados
• El incremento y liberalización del comercio internacional

En el marco de esta aceleración del proceso de globalización surgen nuevos elementos que se podrían denominarse "Males públicos globales", algunos de los cuales tiene carácter ecológico y otros económico.

En el plano ecológico esta toda la problemática del calentamiento global, el adelgazamiento de la capa de ozono, la disminución de la biodiversidad y el avance de la desertificación y la sequía.

En el ámbito económico el comercio de estupefacientes, el financiamiento del terrorismo, el tráfico de armas y la circulación internacional de capitales ilícitos. Planteándose la necesidad de controlar la circulación de estos capitales, tanto en los países en desarrollo como en los desarrollados y en los centros financieros extraterritoriales.

La globalización como toda acción humana y proceso socioeconómico tiene efectos positivos y negativos e implica oportunidades y amenazas.

Frente a este proceso no existe una opción única y necesaria sino múltiples formas de inserción en la dinámica global que cada país o región debe analizar en términos específicos. El desafío es encontrar las formas y modalidades adecuadas para maximizar los efectos positivos y minimizar los negativos aprovechando las oportunidades y evadiendo las amenazas que la globalización implica.

Aspectos claves de la globalización

Cuatro aspectos de la globalización que es necesario destacar:

La globalización de la información, la cultura y los valores

La intensificación de la comunicación global y del acceso a la información tiende a uniformizar patrones de comportamiento y consumo así como valores que empujan en el sentido de la homogenización y la perdida de la diversidad cultural.

En sentido contrario el acceso global a las diversas expresiones culturales y patrones de comportamiento y consumo, difunde la diversidad cultural y permite que penetren y se desarrollen hábitos, costumbres y productos de las más diversas culturas en la sociedad globalizada

La penetración de elementos culturales de Brasil y México en la vida cotidiana europea son ejemplos claros en esta dirección

Para el asunto que no ocupa una tendencia muy significativa en este campo es la diversificación y sofisticación gastronómica que se produce hoy en los países desarrollados, y en los sectores de ingresos altos y medios de las naciones del Tercer Mundo y que permite que productos y hábitos alimenticios de países del tercer mundo se difundan en los países desarrollados.

En este marco, y a pesar de los peligros que implica la tendencia al dominio cultural, es posible conciliar la universalidad y la especificidad cultural.

Otro aspecto en esta dimensión es la "globalización de los valores", “entendida como la extensión gradual de principios éticos comunes (CEPAL, 2000a) y cuya manifestación más cabal son las declaraciones sobre los derechos humanos, en sus dos dimensiones más importantes”: Los civiles y políticos, y en segundo lugar, los derechos económicos, sociales y culturales.

La globalización financiera del capital y de las inversiones

La vanguardia de los procesos de globalización se produce en el ámbito financiero y afecta los movimientos internacionales del capital

“La globalización financiera ha sido más rápida que la comercial y productiva y se puede argumentar, con razón, que vivimos en una era de hegemonía de lo financiero sobre lo real” (CEPAL, 2001a).

Sin embargo, el diseño de nuevas reglas económicas globales sigue siendo insuficiente y muestra claros vacíos institucionales. La asimetría entre las fuerzas dinámicas del mercado y la debilidad de los marcos institucionales que lo regulan es clara

Esta asimetría ha generado la multiplicación y ampliación desmesurada del capital especulativo, así como, el aumento de la circulación internacional de capitales ilícitos, todo ello en detrimento de la economía real.

Sin duda alguna, ésta es un área donde mayores regulaciones internacionales tienen que imponerse a corto plazo y un campo donde el movimiento altermundialista tiene poderosos argumentos

La presencia dominante de las empresas transnacionales

Tal como hemos indicado, otro de los elementos claves de esta fase de aceleración de la globalización, es el creciente papel de las empresas trasnacionales y sus posiciones de dominio en distintos ámbitos de la dinámica internacional

Este hecho ampliamente conocido y estudiado tiene al menos cuatro componentes que nos interesan particularmente para el tema que nos ocupa

En primer lugar el desarrollo de sistemas de producción integrados globalmente, los cuales, a pesar de ser mucho más importantes en la industria, también tienen significación en la industria agroalimentaria

En segundo lugar el dominio del comercio internacional de los mas importantes commodities, y en este campo si especialmente en productos agrícolas, de un pequeño grupo de empresas de carácter transnacional

En tercer lugar el dominio de un conjunto de innovaciones teológicas y organizativas de punta que significan cambios muy importantes en distintos ámbitos

Por último el desarrollo de redes transnacionales organizan e integran el comercio minorista a gran escala por medio de grandes cadenas de hipermercados y supermercados.

Estos hechos son, a nuestro juicio, una realidad ineludible e irreversible frente a los cuales las declaraciones testimoniales y las rebeldías radicales no tienen ninguna eficacia y es necesario desarrollar estrategias creativas para afrontar la situación tal como es, lo que no excluye por supuesto, la protesta.

Organismos supranacionales y acuerdos bilaterales y regionales

Otro elemento característico de esta fase de la globalización es la multiplicación y ampliación del papel de los organismos multilaterales.

Algunos de ellos, como los de las Naciones Unidas, solo tienen posibilidades de orientación y regulación, y otros como los del Consenso de Washington logran mayor capacidad de intervención directa y condicionamiento real de políticas nacionales.

La importancia de estos organismos no puede ser ignorada pero tampoco exagerada haciéndolos responsables de las políticas que desarrollan los países o el curso de la dinámica internacional.

Para grupos dominantes locales el FMI, Banco Mundial o la OMC no son más que una coartada para aplicar las políticas que se desean.

Por otra parte han surgido también otro tipo de instituciones supranacionales regionales productos de acuerdos comerciales y de integración económica.

Estas instituciones son tan importantes o más que las anteriores, sin embargo, solo en algunos casos sus efectos reales son significativos.

La ampliación de los intercambios comerciales internacionales

En una escala mucho menor que la financiera también se ha producido una ampliación importante del comercio internacional de mercancías y servicios, pero de nuevo este proceso es desigual y discontinuo.

Cuadro 1

Veces que se Incrementan el valor de las exportaciones mundiales y para algunas regiones y países, por décadas 2003 – 1963 (veces)

1973/63 1983/73 1993/83 2003/93 2003/63
Mundo 2,7 2,2 1,0 1,0 45,8
América del Norte 2,2 2,1 1,1 0,8 36,2
Estados Unidos 2,0 1,9 1,3 0,6 30,0
América del Sur y Central 1,5 2,2 0,4 1,0 20,4
Brasil 3,4 2,5 0,8 0,9 50,9
Europa 3,0 2,0 1,1 1,0 51,0
África 2,1 2,0 0,1 0,9 18,4
Oriente Medio 3,7 4,3 0,0 1,4 59,1
Asia 3,4 3,1 1,7 1,0 97,3
China 1,9 2,8 3,1 3,8 214,3
Japón 5,8 3,0 1,5 0,3 85,3
FUENTE: OMC, Cálculos propios

Como puede observarse en el Cuadro 1 el crecimiento del comercio es notable, multiplicándose por 45 entre 1963 y el 2004, sin embargo el ritmo de crecimiento tiende a desacelerarse.

Por otra parte las diferencias en las tasas de crecimiento son significativas, colocándose por encima de la media mundial Asia, el Medio Oriente y Europa. Es de destacar el ritmo de crecimiento de las exportaciones chinas las cuales multiplican por 214 sus ventas externas desde 1963.

Adicionalmente habría que anotar que el notable crecimiento en las exportaciones del Medio Oriente esta fuertemente influido por los cambios en el precio del petróleo.

En sentido contrario, como puede observarse, en Norteamérica, América del Sur y África las exportaciones crecen a un ritmo más lento.

Estas diferencias en los ritmos de crecimiento de las exportaciones cambian notablemente el peso relativo de cada región en el comercio internacional, aumentando para las de crecimiento más rápido y disminuyendo para las de ritmo más lento.

Por otra parte el comercio se concentra fuertemente en los flujos intraregionales. Las transacciones entre los países europeos representan un tercio del comercio mundial, mientras alrededor de 14% se producen dentro de los países asiáticos y más de 8% entre los tres países de Norte América, de tal manera que alrededor del 55% del comercio mundial son transacciones internas de las tres mas importantes regiones del mundo.

El siguiente flujo de comercio en importancia es el que se produce entre Asia y Norteamérica y solo representan el 6% del comercio mundial. América Central y del Sur, así como África no tiene ninguna relación con otras regiones que supere el 1% del comercio mundial.

Otro aspecto que habría que comentar es el crecimiento desigual de las exportaciones e importaciones que conduce a balanzas comerciales muy variadas.

Cuadro 2

Saldo comercial para algunas regiones y países, 1963 – 2003

(Millardos de US$)
1963 1973 1983 1993 2003
América del Norte 4,9 -1,9 -39,0 -149,8 -564,7
América del Sur y Central 0,2 -1,2 8,9 -13,7 25,4
Europa -9,1 -16,2 -31,2 -20,4 -75,8
África 0,0 3,9 -4,8 -5,7 8,5
Oriente Medio 1,3 7,3 8,9 0,4 103,7
Asia -3,7 -2,8 3,1 79,5 159,5
FUENTE: OMC, Cálculos propios

Como podemos observar América del Norte y Europa tienden a incrementar más sus importaciones que sus exportaciones desarrollando saldos cada vez mas negativos en sus balanzas comerciales, mientras Asia y el Medio Oriente resultan claramente ganadores en el comercio internacional, este último obviamente por causa de la dinámica petrolera.

En América Central y del Sur el saldo tiende a ser positivo fundamentalmente por el empuje exportador de de algunos países como Brasil, Argentina y Colombia.

África, el continente con menor participación en el comercio mundial, tiene sin embargo un saldo positivo en su balanza comercial, en el cual influyen significativamente las exportaciones de la República Sur Africana. Buena parte de los países africanos más pobres, al sur del Sahara, tiene una relación muy pequeña con el comercio internacional.

La Globalización y la Agricultura

Con estos elementos de referencia podemos pasar ahora a examinar algunos aspectos claves para la agricultura del proceso de globalización

Los intercambios comerciales

Las exportaciones de productos agrícolas representan el 8.8% del comercio mundial, sin embargo para regiones como América Central y del Sur, esta proporción alcanza al 28.9%, constituyendo la región donde el peso de las exportaciones agrícolas es mayor

De nuevo en esta área se siguen los patrones del comercio mundial global agudizando algunas de sus tendencias

El comercio de productos agrícolas están fuertemente concentrado: Europa, Asia y Norte América representan el 82% de las exportaciones y la Unión Europea y los Estados Unidos acumulan alrededor del 55% de ellas, y si a ellos añadimos a Canadá, Brasil y China, alcanzamos 2/3 del las ventas de productos agrícolas en el Mundo

Por otra parte una proporción muy importante son transacciones intraregionales. En efecto el 80% de las exportaciones europeas en el 2004 se dirigen a otros países de esa región los cual representa por si solo el 38% del comercio mundial. Abundando en esta dirección se puede constatar que las exportaciones intraregionales de Europa, Asia y Norteamérica, representan más de 56% de las exportaciones internacionales

Adicionalmente, la información de la OMC muestra que América Latina a aumentado su peso en las exportaciones mundiales pasando del 8% en 1990 a cerca del 11% en el 2004 y pasando de 33mil millardos de dólares mas amas de a mas de 85 mil.

Con relación a la OMC Acuerdo de Marrakech de 1994 sirvió de elemento moderador de los procesos de eliminación apoyo a la agricultura y de apertura a las importaciones agrícolas que generaron las políticas de apertura y liberalización emprendidas en muchos países unos años antes, pues el compromiso de los grandes participantes del comercio agrícola mundial limitaron claramente la liberalización del comercio y la disminución de los subsidios.

Por todo esto las generalizaciones sobre el efecto del incremento del comercio y los acuerdos de la OMC sobre la agricultura en los países del tercer mundo no nos parecen adecuadas.

En los países del Tercer Mundo existe una gran diversidad en cuanto a condiciones naturales, sistemas productivos agrícolas y agentes sociales involucrados en la producción.

La idea de que solo existen latifundistas y campesinos pobres o sin tierra, en América Latina y los países del Tercer Mundo, es mucho más una visión distorsionada de grupos intelectuales de los países desarrollados que una realidad nuestra.

La verdad es que existen muy diversas situaciones en América Latina y el Tercer Mundo que implican intereses diferentes en relación al comercio internacional.

Los países con escasos recursos para la agricultura, requieren importaciones para alcanzar una oferta alimentaria adecuada, en este caso las importaciones son vitales y sin ellas se generaría un incremento de la población desnutrida.

En sentido contrario , los países con gran potencial agrícola, los cuales son exportadores importantes aún en las actuales condiciones del mercado internacional, el comercio internacional es una fuente de crecimiento, de empleo y de distribución regional y social del ingreso que no se puede desechar

Con una disminución del comercio internacional solo unos pocos campesinos de los países desarrollados resultarían ganadores y probablemente de ellos proviene las principales críticas a la expansión del comercio agrícola internacional.

Ignorar estas diferencias y tratar a todo el mundo subdesarrollado como un bloque es una las mayores deficiencias de la visión altermundialista

Es de destacar que entre los países en desarrollo que mejoran significativamente su situación nutricional se encuentran los principales exportadores de productos agrícolas entre ellos China, Tailandia, Indonesia, Argentina y Chile, cinco de los 15 países con mayor volumen de exportación del mundo, por lo cual se hace difícil argumentar que el vinculo al comercio exterior es un elemento negativo para la seguridad alimentaria

En este sentido la FAO afirma “El comercio internacional puede contribuir de forma importante a reducir el hambre y la pobreza en los países en desarrollo. La participación en el comercio permite el acceso a mercados mayores y brinda oportunidades de especialización para la producción y las economías de escala”

Por ello la idea de soberanía alimentaria no puede confundirse con la autosuficiencia pues ello resultaría nefasto para alimentación de los países con escasos recursos para la agricultura y también para la agricultura y el medio rural de los países que disponen abundantemente de ellos.

Por último, en relación a las transnacionales, no hay duda de que se ha producido una concentración del comercio de commodities agrícolas y este fenómeno, si bien puede generar eficiencia económica, genera una peligrosa posición de dominio en el sistema agroalimentario mundial.

No obstante este hecho, habría que indicar una tendencia contraria, la cual acompaña el proceso de sofisticación del consumo alimentario y ella es la sustitución de genéricos por productos específicos con marcas, características de calidad o denominaciones de origen que los diferencian claramente.

Pues bien, alrededor de estos productos tienden a desarrollarse circuitos comerciales menos concentrados y en muchos casos liderados por comercio al detal. Esta tendencia por cierto constituye una oportunidad para la producción familiar del mundo en desarrollo que puede encontrar nichos de mercado donde sus productos pueden ser muy valorizados

Por todo esto el objeto de la estrategia agroalimentaria debe ser obtener el máximo crecimiento de la producción agrícola y mejoría de la población rural, logrando al mismo tiempo la disponibilidad y accesibilidad de los alimentos para toda la población, y particularmente para la población urbana

Las exportaciones y las importaciones agrícolas pueden crecer y con ellas la agricultura y el progreso de población rural y urbana

La globalización en el plano tecnológico y organizativo

El hecho mas resaltante es la presencia a escala global de innovaciones tecnológicas y organizativas muchas de ellas vinculadas a empresas transnacionales

En torno a las innovaciones tecnológicas un elemento ineludible en la discusión es el que se refiere a las aplicaciones de la biotecnología y en particular a los Organismos Genéticamente Modificados (OGM)

En relación con los OMG no compartimos el punto de vista extremo que tiende a ser dominante en los países de la Unión Europea llegando a proponer una moratoria internacional del uso comercial de OMG.

Esta posición es explicable en la agricultura europea que cuenta con altísimos rendimientos por unidad de superficie y un nivel tecnológico muy elevado, y en la cual avanza rápidamente la agricultura de precisión

Otra es la realidad en el mundo en desarrollo. Las semillas de OGM son ya, y en el futuro serán aún más, importantes para los para los países del Tercer Mundo, permitiéndoles aumentar la producción y disminuir los costos, logrando al mismo tiempo disminuir la mecanización en la preparación de los suelos y el uso de insecticidas.

Adicionalmente, en este tipo de material se desarrollan investigaciones vitales para los países del Tercer Mundo tales como los dirigidos a aumentar valor nutricional de los productos alimenticios básicos y a la tolerancia a condiciones ecológicas adversas. generando cultivos transgénicos que sean resistentes a la sequía o tolerantes a la sal, permitiendo obtenerlos en tierras marginales producciones aceptables.

Sin duda debe haber prudencia en la introducción los OGM pero ello dista mucho de una cierta versión extremista del Principio de Precaución o de Cautela europeo a partir del cual se generaría una parálisis absoluta de la innovación tecnológica y el progreso en general.

A nuestro juicio no existe ninguna innovación que solo tenga efectos positivos, todo cambio por deseable que sea, tiene siempre algún elemento negativo. Partiendo de esta premisa pensamos que es necesario prever y disminuir al máximo posible los efectos negativos pero nunca será posible haberlo previsto todo y si esperamos que esto ocurra ninguna innovación o cambio puede ser viable.

Dos otros tipos de innovación, mas organizativas que tecnológicas, generados en el marco de empresas transnacionales son de gran importancia.

En primer lugar, todo lo relacionado con el tratamiento post cosecha, logística de acopio y distribución que a generado cambios importantes que hacen transables internacionalmente rubros que en el pasado solo se comercializaban localmente.

En segundo, el surgimiento de redes globales de comercio minorista en gran escala que con cadenas de supermercados que articulan países desarrollados y del Tercer Mundo facilitando intercambios comerciales

La Globalización, la pequeña producción familiar y el desarrollo rural

Una tentación frecuente en el enfoque del desarrollo rural y de la pequeña producción familiar es intentar mantenerla al margen de la dinámica económica del país y mucho más de la internacional

Múltiples enfoques estimulan la tendencia a la autarquía de la producción familiar pretendiendo un desarrollo rural auto centrado, autónomo e independiente

El agrarismo tradicional, pretende mantener a los “campesinos” tal como son, aún cuando para ello, deba tratárseles como menores de edad, o ciudadanos de segunda, sin derecho a disponer de si mismos y sus actividades

A nuestro juicio estas visiones tienden a preservar, no a los campesinos sino a su miseria y a la buena conciencia, sino de sus benefactores.

La realidad es que los sectores más pobres del campo son más excluidos que explotados y superar esta situación requiere su integración razonable y equitativa a la dinámica de la agricultura y de la economía nacional.

Esto por supuesto, no es solo un asunto de los pequeños productores familiares y sus organizaciones sino un tema clave de la política agraria y de la estrategia agroalimentaria que deben desarrollar los gobiernos.

Sin duda todos los esfuerzo por ampliar las actividades económicas no agrícolas en el medio rural y las áreas agrícolas es una línea de acción de gran importancia, sin embargo no hay duda de que:

La tendencia a la coordinación o integración vertical y horizontal , y en general, al incremento de la interdependencia dentro de las cadenas agroalimentarias es una realidad que se esta imponiendo en cada vez mas rubros, constituyendo una condición para el éxito económico.

Oponerse a esta tendencia es poco eficaz pero si es indispensable establecer normas y acciones que eviten abusos de posición de dominio entre los agentes de las cadenas productivas y en los mercados de productos agrícolas

Por otra parte, es imperativo abrir posibilidades de desarrollo a la pequeña producción, en primer lugar en los sistemas productivos establecidos y luego creando nuevos formas productivas destinadas a nuevos rubros.

En este marco, el aprovechamiento de producciones en temporadas bajas en los centros de consumo y la desestacionalización de la producción a partir de nuevas tecnologías pueden ser una interesante posibilidad.

Obviamente el desarrollo de estos nuevos espacios de la pequeña producción de base familiar requiere mecanismos que garanticen el acceso a la tierra.

De nuevo, esto no es solo un problema de los campesinos de sus organizaciones o de las ONG que trabajan con ellos, sino un asunto de Estado centro de la política agraria y de la estrategia agroalimentaria.

Por otra parte es necesario afrontar como una realidad permanente los problemas del trabajo asalariado en el campo

Los trabajadores agrícolas son el sector más olvidado de los pobres del campo. En las legislaciones agrarias no son considerados pues se supone que se va a evitar que los campesinos se convirtieran en asalariados, y una vez que esto sucede, no hay respuesta para ellos. En la legislación laboral pues no se consideran las especificidades del trabajo agrícola.

En este sentido es necesario desarrollar una nueva línea de acción y de política destinada a la dignificación del trabajo asalariado en el campo.

Se trata de mecanismo que garantice una remuneración mínima adecuada, de programas de calificación y capacitación de la mano de obra agrícola en intima relación con el desarrollo productivo, de mejoramiento de condiciones de trabajo y de mecanismos de seguridad social adecuados para las condiciones del campo.

Por otra parte es importante dar prioridad a sistemas donde la contratación de fuerza de trabajo tiene características cada vez más cercanas a los procesos de contratación industrial (con una mayor regularidad y con periodos de contratación cada vez más amplios), así como mecanismos de aprovisionamiento que reduzcan la movilidad de esa fuerza de trabajo y sus costos de transacción derivados.

Insisto no se trata solo de reivindicaciones sino de luchar por el desarrollo de una estrategia agroalimentaria articulada por una parte a la política económica y por otra a la política agraria

Integraciones y tratados de libre comercio: Promesa no cumplida

Los éxitos alcanzados por la Unión Europea son, sin duda, la inspiración de buena parte de los intentos de integración regional y tratados de comercio existentes en la actualidad.

Muchos de ellos han logrado avances importantes constituyendo un nuevo marco para el desarrollo de las actividades económicas de los países que lo integran

Sin embargo en muchos otros acuerdos, la voluntad integracionista y la solidaridad regional de los países no es clara y constante. En estos casos el desarrollo institucional y normativo de los acuerdos no se corresponde con los efectos reales del acuerdo y cada país busca la forma de evadir los compromisos cuando ellos afectan algún interés interno

Lamentablemente esta es la situación de la Comunidad Andina que, después de 37 años de existencia, no ha logrado avanzar hacia una verdadera Unión Aduanera, y a pesar de los logros alcanzados, sigue teniendo un comercio muy entrabado en numerosas áreas, donde cada país, más que integrarse se defiende los demás


El carácter histórico y multidimensional de la globalización en: http://www.eclac.cl/publicaciones/SecretariaEjecutiva/3/LCG2157SES293/Globa-c1.pdf
Franz Hinkelammert. Cultura de la Esperanza y Sociedad sin Exclusión. Editorial DEI, San José, Costa Rica
El carácter histórico y multidimensional de la globalización, pag 6
Idem pag. 6
OMC Estadísticas de Comercio en http://www.wto.org/spanish/res_s/statis_s/its2005_s/its05_toc_s.htm
OMC Estadísticas de Comercio
Comercio y seguridad alimentaria: la agricultura y el comercio agrícola en los países en desarrollo FAO, El estado de la inseguridad alimentaria en el mundo 2003
FAO, Biotecnología y seguridad alimentaria en : http://www.fao.org/worldfoodsummit/spanish/fsheets/biotech.pdf
Hernández Trujillo, José Manuel. Globalización y desarrollo de nuevas formas de competencia en la agricultura. Revista Análisis Económico, México en ww.analisiseconomico.com.mx/pdf/3706.pdf



Fuente: http://www.innovaven.org/Documentos/Globalizaci%C3%B3n%20y%20Desarrollo%20Rural.doc

No hay comentarios:

Publicar un comentario